Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Cómo Rubens trasciende la psicología de Dalila

Rubens (1577-1640), fue un pintor de la época del Barroco de la escuela flamenca. Rubens admiró la cultura clásica y supo aunar en sus obras las influencias de los maestros anteriores como Miguel Ángel, Tintoretto, El Greco y Veronés, y les otorgó su propia genialidad. Fue el principal pintor del rey Felipe IV de España, por ello, la mayor colección de obras del artista se encuentran en el museo del Prado. Pintó varias temáticas: religiosa, mitológica, histórica, costumbrista, y realizó también muchos retratos, muchos de ellos, de su mujer Helena Fourment, a la que no dejó nunca de pintar, incluso integrada en temas históricos y mitológicos.

La obra "Sansón y Dalila" de 1609, pintada en los primeros años de la trayectoria del autor, es la obra de la que os hablaré hoy, interesante por la manera de contar el tema bíblico de la pareja, Sansón y Dalila. La historia de este tema cuenta una traición inhumana realizada por la mujer que amaba Sansón, Dalila. Sansón era un personaje iluminado que contenía una fuerza imperiosa gracias a su cabellera larga. Los filisteos eran enemigos de Israel, asimismo lo eran de Sansón por ser hebreo. Se dirigieron a Dalila para sonsacarle la razón de la fuerza secreta de Sansón. Tres veces Dalila le preguntó la razón, y tres veces Sansón contestó falsamente, hasta que a la cuarta vez que le volvió a preguntar, dijo que la auténtica razón estaba, en que no se cortaba el pelo en cumplimiento de un voto de Dios, y Dalila le delató cortándole el pelo.

En la imagen vemos a Sansón entregado a su abandono encima de Dalila, con un trabajo voluminoso de la espalda que nos recuerda los personajes de la capilla Sixtina de Miguel Ángel. Vemos Dalila acogiéndolo con un rostro que denota una cierta compasión, con los pechos salidos mostrando la perversidad de la escena, y el vestido de un color rojo intenso que expresa el drama del acto, y a la vez, podría significar la psicología interna de Dalila, dolida y arrepentida. Por encima de ellos, se encuentra al filisteo cortando el pelo de Sansón, y a la izquierda, la presencia de una mujer muy vieja con una expresión vil, que representa la malignidad de los hechos. No es arbitrario que se encuentre detrás de Dalila, ya que representa su mala conciencia. Detrás de los personajes, en la pared, hay una capillita con la virgen y el niño, donde su pureza contrasta con la escena del primer plano. En la puerta de la derecha se encuentran los otros filisteos esperando respuestas.

Rubens evolucionó muy rápidamente creando en su última época, unas enérgicas y difusas pinceladas y manchas, que podríamos decir, que sentó las bases técnicas y expresivas de los futuros expresionistas, pasando antes por los románticos. Un artista que aunque era el pintor de la corte, supo dotar a sus obras de una gran cotidianidad y sentido del humor.

Sandra Sàrrias, 2017

comparte

Artículos destacados

El encuentro de la luz en la unificación

Rudolf Häsler, (1927-1999), artista hiperrealista suizo de educación alemana, se familiarizó íntimamente a partir de sus exigencias artístic ...

Cómo Goya sabía ridicularizar a aquello m ...

Goya (1746-1828), fue un artista revelador y revolucionario español, que formó la base de las pinturas y arte vanguardista posterior, y abri ...

"Sansón y Dalila" de Rubens