Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Una aureola de paz y amor en la pintura de Nicolas Poussin

Nicolas Poussin (1594-1665), fue el artista clasicista por excelencia del arte francés del siglo XVII. Seguidor de los cánones de belleza de Rafael y la técnica de Leonardo da Vinci, supo tratar temáticas religiosas y mitológicas, a veces de fuerte contenido dramático, con la misma suavidad y decoro que caracteriza toda su obra. En el siglo XVIII estuvo considerado como cabeza de la escuela y el mayor exponente de la pintura francesa, pero en el siglo XIX tuvo sus represalias por su excesivo academicismo. Verdad es, sin embargo, que posteriormente influenció a los pintores modernos, tales como Cézanne y Picasso. Sus pinturas más relevantes serían: "Santa Cecilia" de 1627, "La adoración del becerro de oro" de 1633 y "el rapto de las sabinas" de 1637, entre algunas otras.

"Tancredo y Herminia" de 1634, es una obra que podéis encontrar en el The Barber Institute of Fine Arts de Birmingham, cuyas características os contaré hoy. La obra cuenta la historia de ficción entre Tancredo y Herminia. Tancredo era un personaje histórico, Tancredo de Galilea del siglo XII, que fue un líder de la Primera Cruzada, que se convertiría después en príncipe de Galilea. Poussin se influenció del poema "Jerusalén Liberada" de Torquato Tasso, en el cual Tancredo es retratado como un personaje épico, amado por la princesa Herminia de Antioquía. La escena cuenta el pasaje tras el choque entre los guerreros Tancredo y Argante, ante la agonía del primero, Herminia se corta la cabellera para curar su herida.

Poussin une las armas y el amor para hacer ver el poder del amor incluso por encima de los enemigos. Vemos en primer plano y a la derecha, las armas que ha tenido que abandonar Tancredo. Por otro lado, vemos como Herminia levanta la hoja de su espada para cortar sus mechones. En la gesticulación y la expresión contundente de Herminia, vemos su fuerza interior movida por el amor, para salvar a su amado. A la izquierda superior de la obra, vemos a dos cupidos con antorchas, iluminando y velando la escena amorosa. Detrás tenemos los dos caballos moviéndose angustiosamente según las circunstancias de la acción. Los tres personajes principales llevan en sus ropajes los tres colores primarios, rojo, amarillo y azul, contrastando con la oscuridad del espacio.

Poussin pintó algunas escenas violentas como "el juicio de Salomón" de 1649, pero pronto rechazó la agresividad de algunas obras y la hizo desaparecer en sus años posteriores, donde los paisajes y los temas religiosos crean una aureola de paz alrededor de su trayectoria final.

Sandra Sàrrias, 2017

comparte

Artículos destacados

El encuentro de la luz en la unificación

Rudolf Häsler, (1927-1999), artista hiperrealista suizo de educación alemana, se familiarizó íntimamente a partir de sus exigencias artístic ...

Cómo Goya sabía ridicularizar a aquello m ...

Goya (1746-1828), fue un artista revelador y revolucionario español, que formó la base de las pinturas y arte vanguardista posterior, y abri ...

"Tancredo y Herminia" de Nicolas Poussin