Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

El Simbolismo

En una de las clases de Antoni Marí, catedrático de Teoría del Arte en la Universidad Pompeu Fabra, nos hizo una amplia argumentación sobre el concepto "simbolismo" desde sus antecedentes hasta la actualidad. Un concepto en parte abstracto, como lo definía Paul Valéry en su conferencia del 1939 sobre la "existencia del simbolismo", ya que no se puede catalogar como un movimiento artístico donde reúna similitudes estéticas entre sus componentes, sino que al contrario, éstas los separan unos de los otros y se aúnan por la actitud común elitista de rechazar al colectivo o público, para defender su diferencia profunda, su forma de actuar purista, hacerse artista a través del conocimiento artístico de una forma comprometida y arriesgada.

En un contexto materialista de finales del siglo XIX con intereses transformadores de futuro y progreso, se inauguró en 1886 el simbolismo como un grupo de escritores y artistas plásticos de espíritu idealista y existencial, de autoconsciencia de la muerte y voluntad de liberarse espiritualmente de ella. Como explica Paul Valéry en esta conferencia, el joven simbolista asiste a los conciertos de Wagner en el Circo de Verano y a la salida Mallarmé lo espera para hablar, hablar de las sensaciones percibidas a partir de este elemento expresivo (la música) para ellos tan fuerte y directo. Este espíritu se encuentra en el joven que una vez rechazado su pasado académico estéril, quiere encontrar su yo interior a través de las letras i la música, el joven que una vez escuchada la música, entra en un café para experimentar en creación estas manifestaciones para él absolutas. Una creación que parte del interior más silencioso y excitado de l'artista.

En el aspecto auténtico de su creación pura, es decir, la más directa de su interior, pusieron el lenguaje de las formas al servicio de su creación, en un momento donde el verso libre abría un debate de disputas, ya que significaba el rompimiento de las restricciones de la convencionalidad del verso en su historia, ellos componían las palabras con el ritmo de la sensibilidad de su oído, por ello tan importante el enriquecimiento musical, sobretodo volcado en Wagner, como decía Valéry. En ese aspecto del rompimiento del lenguaje quería citar una frase del libro "Essai sur l'origine des langues" de Jacques Rosseau, antecedente del simbolismo: "On ne comença pas par raisonner, mais par sentir", para remarcar la palabra SENTIR, como verbo del simbolismo. Las primeras páginas del libro explica como la lengua de los primeros hombres era la lengua de los poetas, ya que siendo una lengua vacía de conceptos gramaticales, lo que priorizaba era la imagen, el lenguaje figurado. Una lengua que exprimía las pasiones de una forma viva y cantante.

Rosseau, en este sentido, nos dice que este lenguaje, es el primero en nacer, donde en la primera idea percibida se encuentra la verdad. En esta línea del nacimiento del lenguaje, un lenguaje poético, metafórico, quería hacer la analogía con el simbolismo, como un renacimiento del lenguaje, como un nuevo origen y principio. En esta línea, me gustaría ahora realzar la figura de Mallarmé, como antecedente que quiso devolver el significado a la palabra como entidad autónoma. Como antecedente del dadaísmo, movimiento posterior al simbolista, también por el rompimiento de las formas y su parecida actitud.

Sandra Sàrrias

20/1/2012

comparte

Artículos destacados

Cómo Goya sabía ridicularizar a aquello m ...

Goya (1746-1828), fue un artista revelador y revolucionario español, que formó la base de las pinturas y arte vanguardista posterior, y abri ...

Una aureola de paz y amor en la pintura d ...

Nicolas Poussin (1594-1665), fue el artista clasicista por excelencia del arte francés del siglo XVII. Seguidor de los cánones de belleza de ...