Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Los orígenes de la pintura abstracta (III)

En Kandisnky, Mondrian y Malevich encontramos esta frase que he citado en el párrafo anterior de Malevich, ya que su arte trasciende la realidad, significa la llamada a una nueva religión, que como dice Malevich, sustituya a la Iglesia. Pero a la vez aspiran a un colectivo, a una transformación de la sociedad a partir de la educación del arte. Como dice Malevich, “la Iglesia y las empresas privadas deben ser cerradas porque no usa el colectivo”. Mondrian en su libro "La Nueva Imagen en la Pintura", introduce el concepto del hombre cultivado, como aquel que corresponde a la nueva época de la Nueva Imagen.

La Nueva Imagen entendida como la imagen abstracta que después de un proceso de formación y culturalización, el hombre ha llegado a ella. Este hombre se ha formado a través de una maduración de su consciencia a través de la interiorización y entendimiento de lo exterior, la realidad aparente. Es el hombre virtuoso del pensador Shaftesbury, el hombre que capta la armonía universal. Esta armonía universal la consigue a partir de lo particular que está en el exterior, pero llega a lo universal a partir de la objetivación de este. Este aspecto en un futuro nos puede llevar a la muerte del arte que nos avanza Hegel con su concepto de la muerte del arte. Él advierte una preponderancia del mundo conceptual de las ideas del mundo del arte, el cual evolucionamos en función del pensamiento absoluto con el riesgo de la pérdida del arte, la forma material.

En este camino se sitúan Kandinsky, Mondrian y Malevich, sobretodo estos dos últimos. En el caso de Kandinsky en su ensayo “Lo espiritual en el Arte” comenta “al artista no le bastan las formas puramente abstractas, que son demasiado imprecisas” y sigue hablando sobre el hecho que si se anula todo signo de figuración se renuncia a lo puramente humano. Para Mondrian, lo humano, con el paquete de sentimientos que conlleva y la apariencia de la naturaleza en lo particular, es signo de lo trágico. Mondrian en el mismo libro nos dice que el Nuevo Hombre y el Artista deben liberarse de lo trágico si quieren llegar a lo Universal.

Malevich también se posiciona en contra de todo sentimiento y a favor de la objetivación sin descuidar la emoción que debe producir el arte y la belleza. Mondrian nos dice que existe una dualidad entre lo exterior y lo interior, lo exterior sería lo trágico y el interior el alma y el conocimiento humano, para liberarnos de lo trágico debemos interiorizar lo exterior a través de su maduración. Para Mondrian en la pintura abstracta puede existir esta unión y desaparecer lo trágico que va en función de cómo avance la educación en la masa del pueblo.

Esta evolución de la sociedad hacia lo espiritual, hacia lo universal, lo encontramos como he venido a decir en Kandinsky y en Malevich también, Apollinaire ya lo vislumbra en sus textos de los Pintores cubistas, en el que dice que el arte actual es un arte religioso, una visión trascendente del mundo. Los tres eran seguidores de la corriente teosófica, una religión de la época que mezclaba religiones, entre ellas, orientales y que pregonaba la educación del espíritu y la paz. Para Kandinsky, el Nuevo Hombre de Mondrian, es aquel que se sitúa en el punto más alto de la pirámide de la sociedad y el que la hace avanzar hacia delante. Cuando hay épocas materialistas donde lo que prevalece es el dinero y la fama, los artistas son mediocres y no tienen una visión trascendente de la vida y el arte, es este punto la pirámide se ralentiza y aparece una época de decadencia, él lo nombra “el arte por el arte”.

En Mondrian esta idea también está presente, al final del libro que he citado, nos dice que el arte se va perdiendo cada vez más y se va vulgarizando y entonces el ciudadano se refugia en el arte naturalista, el que le muestra la belleza superficial, como dice Kandinsky, a la belleza interior muchos no están acostumbrados. Entonces vuelve a resurgir lo trágico de la vida. Mondrian quiere que 'La Nueva Imagen' impregne a todo el entorno, que se pueda llegar a la armonía y a la unidad del equilibro de la relación, es decir de la maduración de lo exterior y que una vez llegado al concepto abstracto y puro todo lo demás coja su forma. Entonces la música ya no será arte porqué el arte lo será todo y ya no se llamará arte a una sola o varias cosas, todo habrá alcanzado la armonía del arte universal. En este momento habrá una purificación del “yo”, se habrá eliminado lo trágico del “yo”, el ser humano será completo, habrá el fin del arte que preconizaba Hegel.

En Malevich esta idea también existe, para él como para los expresionistas de Die Brücke, los nuevos encargados de revolucionar el arte y educar a la sociedad con 'La Nueva Imagen', son los jóvenes. Los que despertarán al mundo con la búsqueda de la unidad. Para él todos los talleres participarán de la misma causa, el movimiento económico hacia la pureza. Malevich defiende el futurismo por la importancia que tiene la máquina como motor de movimiento que nos lleva más rápido a lo abstracto.

Sandra Sàrrias

9/2/2012

comparte

Artículos destacados

"Santa Catalina de Alejandría" de Rafael

La obra "Santa Catalina de Alejandría" de 1507/1508 forma parte del final de la época florentina de Rafael, marcada por una especial singula ...

Exposició “Arquitectures pintades” a la F ...

La Rosa Solano en aquesta exposició, ha anat a la cerca de la geometria i de l’ordre de les coses, a través de les seves obres ha recreat un ...