Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

video

Frank Capra y "Ladies of Leisure", o como dominar el lenguaje cinematográfico

Frank Capra (18 de mayo de 1897 – 3 de septiembre de 1991), fue un director de cine norteamericano, nacido en Sicilia, se inició en el cine con un cortometraje en 1922, y finalizó su memorable carrera con la obra maestra “Pocketful of Miracles” en 1961. Podemos destacar de su filmografía “It’s a Wonderful Life”, “It Happened One Night” o “Mr. Smith Goes to Washington”, por citar algunas de sus múltiples obras maestras.

“Ladies of Leisure”, protagonizada por Ralph Graves y Barbara Stanwyck, no es una de las películas más recordadas de Capra, ni lejanamente, pero tiene momentos brillantes de realización, sólo con esta película, ya se hubiera ganado un puesto en el olimpo del cine.

Cuenta la historia de Jerry Strong (Ralph Graves) artista pintor, hijo de un rico hombre de negocios, que contrata a Kay Arnold (Barbara Stanwyck) una buena persona, con un mal pasado y de malas costumbres, para que sea su modelo durante un cuadro. Con el tiempo se enamoran y pretenden casarse, por lo que los padres de Jerry ponen objeciones, e intentar separarlos para no llevar a cabo el matrimonio.

El fragmento seleccionado, es el momento en que Kay coge un barco, presionada por la madre de Jerry (Nance O’Neil) para alejarse de su hijo, sin que éste tenga conocimiento de lo que está sucediendo.

Vemos varios sucesos, Kay en el camarote, a la espera de que suceda algo seguido a la bocina del barco, con la esperanza puesta en algún lugar, seguramente la puerta del camarote (atentos a la fugaz mirada de Kay, tan fugaz como el tiempo que le queda de que aparezca Jerry por la puerta), y el desenlace, la imagen del práctico de a bordo haciendo la llamada para separar el barco de tierra, el plano de la separación del barco y el atraque (la separación de Kay y Jerry), y el barco alejándose (arrebatando las esperanzas de Kay). Después de unos instantes, Kay toma conciencia absoluta de la situación y Capra hace un travelling de emoción al rostro de Barbara y hace una preciosa truca, funde las olas del mar con su lacrimoso rostro, con todas las connotaciones dramáticas que pude tener; da la sensación que piensa en el agua que los está separando, más aún cuando el espectador sabe que Jerry no ha podido llegar al barco y se ha quedado en tierra. Capra lo que hace, es mostrarnos esta imagen que puede generar diferentes lecturas, posibilidades a los espectadores. Lo que realmente muestra es el futuro inmediato de Kay, consecuencia directa de lo que hemos visto anteriormente, siguiendo el orden de montaje de los planos. El agua que ve, es la imagen mental de lo que va a hacer.

Frank Capra siempre será recordado especialmente por “It’s a Wonderful Life”, pero cabe decir que, aunque seguramente la mencionada es su película más redonda, desde sus inicios tiene una cantidad de películas que rozan la maestría en todos los campos de la puesta en escena. Capra siempre estuvo muy dotado para el montaje (en esta escena la sucesión de las imágenes para crear la idea, además del paralelismo que se establece entre las imágenes, la truca de las olas del mar), los movimientos de cámara (el final a Barbara), la dirección de actores (la mirada fugaz hacia la esperanza), y demás. Capra se ganó quedar en lo más alto del cine a los pocos años de empezar.

Francesc Alarcón

comparte

Artículos destacados

Sin techo ni ley, de Agnès Varda

Agnès Vardà (30 de mayo de 1928), es una directora belga, quizá la más grande cineasta de la historia de su país, activa en la actualidad, a ...

Cómo filmar el espacio, según Max Ophüls ...

Max Ophüls (6 de mayo de 1902 – 25 de marzo de 1957), fue un director de cine, nacido en Alemania, aunque dirigió película en Francia, Itali ...