Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

video

Una escena cualquiera de "Meet Me in St. Louis" de Vincente Minnelli

Vincente Minnelli (28 de febrero de 1903 – 25 de julio de 1986), fue un director de cine norteamericano, recordado especialmente por sus musicales, aunque también realizó memorables dramas románticos. De su filmografía podemos destacar “The Bad and the Beautiful, 1952”, “Home from the Hill, 1960” o “The Band Wagon, 1953”.

“Meet Me in St. Louis, 1944” es un musical protagonizado por Judy Garland, que cuenta la historia de una familia de Saint Louis en 1904, que se prepara para un cambio radical en sus vidas al tenerse que mudar a Nueva York. Durante el año, aprenderán las lecciones más importantes de la vida.

Esther Smith (Judy Garland), se ha de separar de su pareja John Truett (John Drake), debido al traslado de su familia a Nueva York. En la última noche, en el baile, John no tiene ropa para ir, y Esther, triste, ha de sufrir la pesadilla dentro del sueño del baile.

En el fragmento muestro lo que sigue a este pequeño argumento, y es que el abuelo de Esther (Harry Davenport) la invita a bailar. Entonces tenemos en cuenta varias cosas, el color del vestido de Esther, rojo, destacando cromáticamente por encima de todo el espacio, iluminado cálidamente, intensificando el estado de ánimo de Esther. El diálogo: “It’s Our Last Dance in St. Louis. I Feel I’m gonna cry” (Es nuestro último baile en St. Louis. Siento que voy a llorar) con lo que conlleva no poder bailar con su enamorado, es el momento de tristeza previo a la alegría, que deviene gracias a su abuelo, quién acelera el ritmo (y la dirección) del baile; justo en el momento que la música también tiene un giro, empieza la melodía de “Auld Lang Syne”, canción popular escocesa del siglo XIX. En Estados Unidos, aparte de ser muy popular en Año Nuevo, se utiliza para momentos solemnes, como el de la situación que vamos a ver a continuación, el último baile entre Esther y John, el de su despedida. El otro aspecto a tener en cuenta es el árbol, y como Minnelli filma la situación; los árboles de Navidad, traen regalos, a Esther le ha traído a John (que finalmente ha conseguido la ropa adecuada para el baile). Todo en un solo plano, para enseñarnos que no hace falta cortar para crear ritmo en las escenas, si sabes controlar las emociones con colores, palabras, música (en este caso diegética, pero con un cambio ‘narrativo’), y el espacio (como dirigir a tus actores, utilizando los decorados).

Minnelli, dentro del Hollywood clásico, tiene una valoración menor, pero indudablemente es uno de los cineastas que mejor se adaptaron a las modas de Hollywood, y supieron sobreponerse con su creatividad al nivel cinematográfico e industrial que requerían las grandes empresas. Con ello, nos dejó una docena de obras maestras, que nunca deberemos olvidar.

Francesc Alarcón

comparte

Artículos destacados

Sin techo ni ley, de Agnès Varda

Agnès Vardà (30 de mayo de 1928), es una directora belga, quizá la más grande cineasta de la historia de su país, activa en la actualidad, a ...

Cómo filmar el espacio, según Max Ophüls ...

Max Ophüls (6 de mayo de 1902 – 25 de marzo de 1957), fue un director de cine, nacido en Alemania, aunque dirigió película en Francia, Itali ...