Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

video

"Eve's Love Letters" de Leo McCarey

Leo McCarey (3 de octubre de 1896 – 5 de julio de 1969), fue un director de cine norteamericano, sus inicios están ligados a las comedias Slapstick, muchas de ellas con los famosos cómicos Stan Laurel y Oliver Hardy. Posteriormente también trabajo junto a los hermanos Marx en “Duck Soup, 1933” (Sopa de ganso). Su obras más representativas son “Make Way for Tomorrow, 1937” (Dejad paso al mañana), la mencionada “Duck Soup” y “The Awful Truth, 1937” estrenada en España con el nombre de “La pícara puritana”.

“Eve’s Love Letters, 1927”, es una comedia protagonizada por Stan Laurel y Agnes Ayres. La trama gira entorno a una mujer (Agnes Ayres) que es víctima de un chantaje por parte de un antiguo novio (Jerry Mandy), que la amenaza con entregar a su marido (Forrest Stanley) sus antiguas cartas de amor si no le entrega una suma de dinero. Su mayordomo (Stan Laurel) se aliará con ella para que el chantajista no cumpla su propósito.

Las comedias Slapstick tenían una serie de ideas comunes entre si, y tan sólo habían cambios argumentales. Algunos cineastas como Leo McCarey, Clyde Bruckman, Edward F. Cline, Buster Keaton, Charles Chaplin, Fred C. Newmeyer… despuntaron especialmente por dotar a los argumentos y las costumbres Slapstick, una complejidad un tanto elevada, acorde a sus inquietudes cinematográficas. Aunque parezca absurdo, la gran mayoría de obras recordadas de los actores cómicos más importantes de los años veinte, son dirigidas justamente por estos cineastas. “Duck Soup, 1933” de McCarey con los Marx, “The General, 1927”, codirigida por Keaton y Bruckman y “Seven Chances, 1927”, entre Keaton y Cline, “Safety Last, 1923” dirigida entre Newmeyer y Sam Taylor y protagonizada por Harold Lloyd, por citando algunos ejemplos.

El ejemplo trata de ver como una sencilla idea de atrezzo, hace comprender una idea sonora/musical, y es que lo que hace McCarey, resulta muy curioso. Lo que es un gag, bien pensado, se convierte en una idea sonora muy interesante.

“Can you play something from Wagner?” (¿Puedes tocar algo de Wagner?), entonces vemos el retrato de Wagner, y ella accede sin pudor, toca algo (no sabemos el qué ni la calidad de su interpretación, ya que no tenemos sonido), y al finalizar la pequeña pieza, vemos de nuevo el rostro de Wagner, que, sin haber oído una nota de la pieza, nos da a entender que ha sido una caricatura de su música.

Si vemos todo el cine de McCarey, veremos que estas ideas ‘simples’ se fueron agudizando de tal manera, que muchas veces se pasan por alto al espectador detalles de grandeza, tanto sonoros, como espaciales, por mencionar lo visto en el fragmento, y acabaron haciendo de McCarey, uno de los directores más interesantes del Hollywood de los años treinta. Su llama creativa no se apagó, pero cada vez trabajó menos, pasando de realizar trece largometrajes en los años treinta a tan sólo cuatro en los cuarenta.

Francesc Alarcón

31 de julio de 2017

comparte

Artículos destacados

El tiempo de los gitanos, según Kusturica ...

Emir Kusturica (24 de noviembre de 1954), es un director nacido en Sarajevo (actual Bosnia y Herzegovina); uno de los más destacados directo ...

La última nota de Charlie Parker, "Bird", ...

Clint Eastwood (31 de mayo de 1930), es un director de cine norteamericano, muy reconocido por crítica y público, con algunas de las mejores ...