Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

video

Música en el lugar más alejado del mundo, Peter Weir

Peter Weir (21 de agosto de 1944) es un director de cine australiano, históricamente uno de los más reconocidos de su país. De su filmografía destaca “The Truman Show, 1998” (El show de Truman), “Dead Poets Society, 1989” (El club de los poetas muertos) y “Picnic at Hanging Rock, 1975” (Picnic en Hanging Rock).

“Master and Commander: The Far Side of the World” es una adaptación de una novela de Patrick O’Brien que cuenta la historia del capitán Jack Aubrey (Russel Crowe) que, durante las guerras napoleónicas, va en busca de un barco de guerra francés por los mares de América del Sur. El doctor Stephen Maturin (Paul Bettany) será un personaje que seguirá el proceso del viaje, desde el punto de vista de un científico, contrapuesto a las necesidades del capitán.

He escogido tres fragmentos separados entre si, que tienen una relación directa. Me interesan especialmente, porque son un punto de unión entre los dos personajes de intereses contrapuestos, pero de mismas ambiciones. Es como si los personajes se entendieran a la perfección, pero están condenados a no poder seguir el mismo camino, aunque estén obligados a ello.

En el primero, minuto 26, vemos a Stephen y Jack afinando sus instrumentos. Una vez acabado, Stephen, en el contrabajo, empieza a tocar unas notas en pizzicato, Jack accede y tocan la melodía. Vemos la compenetración entre ambos personajes. En si mismo, el fragmento no tiene más validez que la narrativa, explicando básicamente justo lo que vemos.

En el segundo, minuto 88, Stephen, herido mortalmente si un médico no opera de inmediato (siendo él el único médico de la expedición), vemos un corte de montaje donde vemos el barco al que acecha Jack toda la película, como su objetivo, (el montaje causa un contraste en las emociones de Jack, fuertemente encontradas: seguir su objetivo o salvar la vida de Stephen, que si no va a tierra morirá o si decide abordar el barco francés, también lo hará). La música en esta escena es extradiegética, pero suena el contrabajo y el violín, muy bella la imagen del contrabajo y la siguiente de Jack, donde sólo suena el violín, y en el siguiente corte, cuando aparece Stephen, que está siendo llevado a tierra, vuelve a entrar el contrabajo. Porque el violín de Jack, necesita al contrabajo de Stephen para seguir sonando.

En el tercero, minuto 125, Weir hace exactamente los mismos planos previos, antes de entrar en el camarote, y después de una conversación, donde se contraponen los intereses de los personajes, Jack coge su violín, y con un pequeño pizzicato, propone la melodía a Stephen, que frega la cuerda y empiezan a tocar juntos, haciendo el acto contrario a la primera escena, cerrando el círculo que une a los personajes.

Es curioso ver un uso de la música, en el que la diegética y la extradiegética se construyen juntas para crear una idea en la película. Es un buen ejemplo para ver, que no siempre, la música extradiegética se utiliza única y exclusivamente para acompañar o generar emociones en los espectadores. Además de ser un buen ejemplo de construcción de relaciones entre personajes, en diferentes puntos.

Peter Weir siempre ha sido un director interesante, desde su segundo largometraje, el ya citado “Picnic at Hanging Rock, 1976” hasta la actualidad. Prácticamente todas sus películas mantienen grandes momentos, cosa que hace de Weir, un director de cine a tener en cuenta.

Francesc Alarcón

31 de agosto de 2017

comparte

Artículos destacados

Cómo hacer una elipsis, 'Scarface' de How ...

Howard Hawks (30 de mayo de 1896 – 26 de diciembre de 1977), fue un director de cine del Hollywood dorado; dirigió innumerables obras maestr ...

Baxter, Vera Baxter - La mirada cinematog ...

Marguerite Duras (4 de abril de 1914 – 3 de marzo de 1996), fue una escritora y directora de cine francés, reconocida por “India Song, 1975” ...