Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

video

Cómo escribir el fin de la vida en imágenes, Erich von Stroheim

Erich von Stroheim (22 de septiembre de 1885 – 12 de mayo de 1957), fue uno de los más grandes directores de Hollywood de la primera gran etapa del cine, debutó en 1919 y acabó su aventura en la dirección de cine en 1933, después de una lucha encarnizada con Irving Thalberg, que se remontaría prácticamente desde sus inicios. De entre sus obras maestras, recordamos “Greed, 1924” (Avaricia), “The Merry Widow, 1925” (La viuda alegre) y “Queen Kelli, 1929” (La reina Kelly).

“Foolish Wives, 1922” (Esposas frívolas), es la tercera película, y ya fue totalmente mutilada por Thalberg. Cuenta la historia de un estafador llamado Sergius Karamzin (Erich von Stroheim), que se hace pasar por un conde ruso para seducir a una mujer llamada Helen Hughes (Miss DuPont) esposa de un diplomático estadounidense, Andrew J. Hughes (Rudolph Christians).

El segmento es casi al final de la obra, cuando ha muerto Sergius después de un incendio, y la criada Maruschka (Dale Fuller), quién estaba perdidamente enamorada de Sergius (quién jugó siempre con sus sentimientos), se lanza desde un acantilado al mar.

Lo primero que vemos, después del incendio, es una especie de montaña en contraluz. Stroheim hace una progresión escalar y vemos la silueta de un personaje, también en contraluz y entendemos que es un acantilado, pues vemos ondear las olas del mar.

Rápidamente entendemos que el personaje es Maruschka, quién, en diferentes acciones, destroza una carta y se persigna, abriendo los brazos en forma de cruz. Y se produce un corte de montaje, y vemos un plano cenital de las olas del mar, para volver al plano general y descubrir que Maruschka ya no está.

Lo que hace Stroheim es dramatizar la muerte de Maruschka sin necesidad de verla morir, sin palabras ni intertítulos. Todo lo construye mediante diferentes aspectos simbólicos que se entienden mediante el lenguaje cinematográfico. El contraluz, que hace que veamos siempre oscuro al personaje, denota una carga negativa en su interior, las acciones (romper la carta es la motivación y persignarse una despedida), el corte de montaje donde vemos el mar, no es más que una especie de elipsis simbólica, que hace que entendamos que su fin está ahí abajo; por corte no sabemos si es un subjetivo donde vemos su destino o si es posterior al salto, pues Stroheim elude lo explícito, porque lo importante es ‘comprender’ la muerte de ella, no ‘ver’ la muerte de ella. El final, de vuelta al acantilado en plano general, la ausencia de ella, clarifica la acción.

Stroheim fue un director de cine vienés, afincado en Estados Unidos, que tuvo una de las más brillantes filmografías del primer cuarto de siglo. Su cine está cargado de bellísimos momentos simbólicos, ideas magníficas a todos los niveles, destacó su cine especialmente en el montaje y el uso de los espacios, cómo los filmaba. Su últimas palabras fueron “This is not the worst. The worst is that they stole 25 years from my life…” (Esto no es lo peor. Lo peor es que ellos me robaron 25 años de mi vida…); en referencia a los productores que destrozaron la mayor parte de su producción, y no le permitieron volver a dirigir.

Francesc Alarcón

12 de septiembre de 2017

comparte

Artículos destacados

Cómo hacer una elipsis, 'Scarface' de How ...

Howard Hawks (30 de mayo de 1896 – 26 de diciembre de 1977), fue un director de cine del Hollywood dorado; dirigió innumerables obras maestr ...

Baxter, Vera Baxter - La mirada cinematog ...

Marguerite Duras (4 de abril de 1914 – 3 de marzo de 1996), fue una escritora y directora de cine francés, reconocida por “India Song, 1975” ...