Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

video

"Les amours d'Astrée et de Céladon", y la sutileza de Rohmer

Éric Rohmer (4 de abril de 1920 – 11 de enero de 2010), fue un director de cine francés, enmarcado dentro de la célebre ‘Nouvelle vague’, conocido especialmente por algunas series de películas relacionadas entre sí: ‘Seis cuentos morales’, ‘Comedias y proverbios’ y ‘Cuentos de las cuatro estaciones’.

“Les amours d'Astrée et de Céladon” se estrenó en el ‘Venice Film Festival’ el 1 de septiembre de 2007 y resultó ser la última película del realizador. La película cuenta la historia de Astrée (Stéphanie Crayencour), que engañada por un pretendiente, cree infiel a Céladon (Andy Gillet), y éste, sin motivos para vivir, se tira al río. Céladon cree que Astrée ha muerto, pero ha sido rescatado por unas ninfas, una de ellas, Galathée (Véronique Reymond), se enamora de Céladon y dificulta la vuelta de Céladon a los brazos de Astrée.

El fragmento es una clara muestra de la manera de utilizar Rohmer el cine, la sutileza de su lenguaje hace por momentos imperceptible lo que escribe, y es el momento en que Céladon rechaza a Galathée. La acción transcurre en un solo plano, aunque utiliza el montaje interno como porque no quiere romper con la idea espacial, que explicaré a continuación.

El espacio es una especie de laberinto, del que metafóricamente ha de salir Céladon para volver con Astrée, un laberinto al que lo lleva Galathée, que no quiere que salga de el para que se quede con ella, por lo que la iniciativa de la conversación la lleva Galathée, pero Céladon no decide ir tras Galathée, expresando así Rohmer con el movimiento del actor, las verdaderas intenciones de él: no seguir a Galathée en ningún momento haciendo una divergencia espacial entre ambos personajes, y rápidamente vemos que ella sigue el camino que elige él como única salida para conseguir sus objetivos y sólo le queda el don de la palabra, y bajo la presión de los diálogos, Céladon sale de plano (haciendo el montaje interior al plano), la salida de plano genera en Galathée una ligera desesperación y ha de correr tras Céladon, entonces él vuelve a plano y hace una réplica moral a Galathée y se produce el segundo montaje interior al plano, pero esta vez, es ella quien desaparece. Al bajar el tono en los diálogos de Céladon, ella vuelve a aparecer y ya no le sigue, consciente que no tiene posibilidad alguna de retenerlo, y Rohmer, con los recorridos de los personajes, ha vuelto a crear la divergencia espacial, entre ellos hay sólo los arbustos del jardín, que no es más de lo que jamás tendrán como amantes.

El cine de Rohmer resulta generalmente muy bello, sencillo de ver, agradable, y todo ello lo consigue sin recrear grandes complejidades visuales. Su cine se basa en la sencillez visual y en el uso preciso de los espacios, los movimientos de los actores y las sutilidades en los movimientos de cámara, siempre influenciando moralmente a los espectadores con sus diálogos y dando lecciones de vida.

comparte

Artículos destacados

El cine negro de Yasujiro Ozu

Yasujirô Ozu (12 de diciembre de 1903 – 12 de diciembre de 1963), fue un director de cine japonés, uno de los más reconocidos internacionalm ...

El cine difícil de Ernst Lubitsch, Ninotc ...

Ernst Lubitsch (29 de enero de 1892 – 30 de noviembre de 1947), fue un director de cine alemán, que alcanzó su plenitud cinematográfica al d ...