Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Cómo Honoré de Balzac sabía mostrar la psicología de los personajes

Honoré de Balzac (1799-1850), es uno de los escritores realistas franceses más destacados junto con Gustave Flaubert, su visión escrutadora de la realidad le hizo hacer un retrato exhaustivo de la sociedad francesa de su época a través de su obra magna, "La comedia humana". Sus dos obras más representativas, podrían ser, "La piel de Zapa", su primer éxito, y "Eugenia Grandet". Su capacidad de análisis en sus descripciones minuciosas, crea una escritura llena de simbologías, con una selección rigurosa de las palabras y una construcción apurada de las frases que nos anticipan la narración, así como tan bien hacía Flaubert y los grandes escritores de la historia como Shakespeare.

"Eugenia Grandet", la obra que os voy a comentar hoy, es una historia cargada de humildad, esperanza y fidelidad desde el punto de vista de la protagonista, una amante fiel y honesta de un caballero vividor y despreocupado. Juntos crean en la obra una pareja desigual que nos hace pensar en la misma vida personal de Balzac, donde un gran hombre o una gran mujer podrían estar tiranizados por su contrario más débil. En este caso, Eugénie Grandet, se nos presenta como un personaje fuerte y firme en si mismo, capaz de sobrevivir y adaptarse a las situaciones más ruines y mezquinas que una muchacha cualquiera no podría soportar. Eugénie Grandet pintada en un cuadro, mostraría la alegoría de la virtud, en cambio, su personaje antagónico, Charles, representaría a un vil sátiro cargado de arrogancia y frivolidad sin gota de sensibilidad.

Eugénie Grandet, vive con su padre y su madre, en una casa rural que define exclusivamente y fielmente la avaricia del padre. Su padre en todo momento se muestra agarrado y miserable en todos sus actos, y no es que sea pobre, sino que es un terrateniente que sólo piensa en almacenar y no gastar dinero. La madre vive sometida al padre, con terror, y la hija vive obediente hasta que aparece Charles, que a escondidas con Nanon, la criada, le dedican los máximos cuidados, ofreciéndole a escondidas azúcar y sábanas blancas. Ahora os mostraré un fragmento del inicio de la obra, dónde podréis ver cómo la descripción de un espacio, define la psicología de los personajes, metodología tan común en el movimiento realista; veamos:

"Es posible encontrar, en ciertas ciudades de provincia, edificios cuya presencia inspira una melancolía igual a la que producen los claustros penumbrosos, los baldíos más desolados o las ruinas más tristes. Puede ser que en el interior de estos edificios haya, a la vez, el silencio del claustro, la aridez de los baldíos y la huesada de las ruinas; la vida y el movimiento están en una tranquilidad tan extremada, que un forastero los creería deshabitados, si de golpe no se encontrara con la mirada pálida y fría de una persona de aspecto monástico que saca la cabeza por la ventana al escuchar los pasos de un desconocido. Estos principios de melancolía existen en el aspecto de una casa situada en Saumur, en lo alto de una calle empinada que conduce al castillo, por la parte alta de la ciudad."

Este párrafo nos describe la impresión del padre y la influencia que éste tiene en su hija y en la casa, una casa fría, aislada, vieja, descuidada, dónde vive un alma buena que sufre las penurias de un pecado capital, la avaricia.

Sandra Sàrrias

-Fragmento traducido del libro original.

comparte

Artículos destacados

El efecto de las palabras desde Mario Ben ...

Mario Benedetti (1920-2009), fue uno de los escritores más importantes de Latinoamérica, actualmente muy valorado en todo el mundo. Poeta, d ...

"Muerte en Venecia" de Thomas Mann

Thomas Mann (1875-1955), fue un escritor alemán, actualmente, uno de los escritores contemporáneos más universales, nacionalizado en Estados ...