Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Cómo Fiódor Dostoyevsky mitificaba a sus personajes

Fiódor Dostoyevski (1821-1881), fue y sigue siendo uno de los más grandes escritores de la historia y un máximo representante de la literatura realista universal y la literatura rusa, por ser hijo ruso. Junto con Tolstoi forman el dueto de escritores realistas más importantes, Dostoievsky, más crudo en sus análisis sobre la psicología humana y el contexto social y político de la Rusia zarista. Sus obras más relevantes serían: "Crimen y castigo", "Memorias del subsuelo" y "El idiota".

"El idiota", la obra que nos ocupa hoy, cuenta la historia de un príncipe, príncipe en cuanto a su nombre noble heredado de una familia aristócrata de Rusia ya en decadencia, cuyo último descendiente es nuestro protagonista, el príncipe Lev Nikolayevich Myshkin. En la Rusia del XIX era muy común la tendencia abundante de personajes con títulos nobiliarios, príncipes, princesas, duques, duquesas, condes y condesas, marqueses y marquesas; aunque su título no fuera en concordancia con su nivel económico. Nuestro príncipe en cuestión, es un joven sin dinero, criado en Francia y con una grave dificultad, es epiléptico, dicho atributo le añade a su personalidad, una profunda sensibilidad y un carácter más bien tímido, humilde y sensato.

Myshkin llega a la ciudad de San Petersburgo, con tan sólo la ropa que lleva y un pequeño saquito con unas monedas, con la misión de ir a ver una princesa de su saga familiar. La familia en cuestión, lo acogerá y lo hará posicionarse en esta gran ciudad de príncipes y funcionarios. El objetivo del libro es ver cómo evoluciona el príncipe Myshkin en una sociedad materialista y llena de prejuicios. Myshkin en toda la obra desprende una personalidad sana, tan sana que hasta parece tonto, es decir, que su bondad y su afable transparencia, su docilidad y hasta su sumisión por obediencia a una voluntad benevolente innata, lo hace parecer a los ojos de la burguesía y nobleza rusa, un joven bastante burro. Dice sin tapujos lo que piensa, sin ir más allá, cuenta sensaciones y anécdotas tal y cómo las vive, no tiene una pizca de maldad ni hipocresía.

Esta naturalidad hará confundir a una joven, que se enamorará de él y él de ella, pero que a la vez creará dudas y muchas veces momentos bochornosos de vergüenza ajena, por ser ella hija de una sociedad aristocrática y superficial, y él un pobre joven enfermo, inocente y sencillo. Por otro lado, él tendrá una relación con una mujer deshonrada socialmente que complicará las cosas, hasta llegar a un final aterrador próximo al Romanticismo.

El fragmento que os pongo a continuación, está a principios del libro y explica simbólicamente la personalidad del protagonista con un elemento clave: un asno; el fragmento viene de una conversación que tiene Myshkin con la princesa, supuestamente familia suya, y sus hijas, una de las cuales será su enamorada. Él esta explicando su enfermedad; veamos:

"Recuerdo que sentía una tristeza insoportable, que incluso tenía ganas de llorar, que todo me asombraba e inquietaba. Lo que me aterraba era que todo me resultaba extraño. Eso lo comprendí bien. Lo extraño me anonadaba. No me repuse por completo de ese aniquilamiento, lo recuerdo bien, hasta que un anochecer, en Basilea, entrando en Suiza, me despertó el rebuzno de un asno en la plaza del mercado. Ese asno me impresionó fuertemente y, no sé por qué, me gustó muchísimo, y en ese instante mismo se me despejó la cabeza.

-¿Un asno? ¡Cosa rara! -observó la generala-. Pero, por otra parte, no tiene nada de raro. Alguna de nosotras podría enamorarse de un asno- agregó, mirando con irritación a sus hijas que estaban riendo-. Cosas así se han visto en la mitología. Continúe príncipe."

Efectivamente, este fragmento nos está adelantando la acción futura, una de las hijas podría enamorarse de un asno, ¿pues de quién?, pues del príncipe Myshkin.

Sandra Sàrrias, 2017

-Fragmento extraído de la edición del 2012 de Alianza Editorial.

comparte

Artículos destacados

Cómo León Tolstói en Ana Karénina valoriz ...

León Tolstói (1828-1910), fue un escritor ruso de gran importancia universal, que junto con Dostoievsky formaron el dueto de la literatura r ...

Cómo en "El amante" Marguerite Duras habl ...

Marguerite Duras (1914-1996), fue una extraordinaria escritora y cineasta francesa, que hoy en día merecería más reconocimiento del que tie ...