Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Alexandr S. Pushkin y la cultura rusa

Aleksandr Pushkin (1799-1837), fue un gran escritor y poeta ruso, que aunque, no ha sido el escritor romántico más conocido universalmente, su obra y su excéntrica personalidad lo hacen indeleble para la historia. Su gran aportación en la literatura, fue crear la literatura rusa moderna, es decir, que escribió en la lengua vernácula rusa, siendo el pionero y llegando a crear un nuevo género literario, entre el drama, el romance y la sátira. Su nueva narrativa influyó en grandes escritores posteriores como Dostoyevski, Gógol, Tiútchev y Tolstói, así como en los compositores rusos Chaikovski y Músorgski. Sus obras más destacables serían: "El prisionero del Cáucaso" de 1821, "Eugenio Oneguin" de los años 1825-1832, y "La hija del capitán" de 1836.

"La hija del capitán" la obra de la que os hablaré hoy, es una historia romántica, pues la novela coincide con el movimiento en cuestión, ambientada en la edad media rusa con una trama al estilo caballeresco de esta época del siglo XIII. Transcurre en los inmensos paisajes rusos, fríos y inhóspitos, al largo de unos pocos años, en el que el joven protagonista, Petrusha, se hace valiente y experimentado en las artes del ejército y el valor, llegando a ser respetado por sus amigos y enemigos. Encabeza una lucha contra los rebeldes radicales, haciéndose amigo del máximo representante, cuyas consecuencias beneficiarán su futuro, tanto a él, como a su familia y a su futura esposa, María Ivánovna.

La obra está cargada de elementos y atributos de la cultura rusa, al estar ambientada en la época medieval, el autor tuvo la oportunidad de introducir características tradicionales rusas, tanto rurales como urbanas. A continuación os pondré un fragmento dónde encontraréis algunas de ellas, que nos hacen contextualizar en imágenes y conceptos la Rusia antigua. El fragmento arranca del momento en que Petrusha hace una parada en su primer viaje hacia su estada de adiestramiento militar, veamos:

"-¡No me repliques! -dije a mi criado!-; entrégame ahora mismo el tulup.

-¡Por el Señor de los cielos! -imploró Savélich-.¡Un tulup casi nuevecito! ¡Y mira a quién se lo regala! ¡A un borrachín!

Apareció, a pesar de todo, el tulup.

El mujik empezó a probárselo, y aunque, en efecto, era demasiado estrecho para él, se las ingenió de modo que pudo metérselo, reventando las costuras.

A Savélich poco le faltó para que se echara a llorar al oír los crujidos. El caminante se alegró mucho con mi regalo y me acompañó hasta la kibitka; allí, al despedirse, haciéndome una profunda reverencia, me dijo:

-¡Gracias, noble señor! Que Dios se lo pague. Jamás olvidaré su generosidad."

Primero vemos que Petrusha va acompañado de un criado, muy normal en la sociedad rusa, marcando claramente las diferencias sociales entre los nobles y los plebeyos. Después, vemos palabras típicas rusas; el "tulup" es un típico abrigo de invierno ruso; "mujik" designa a un campesino ruso sin propiedades; y la "Kibitka" es un carruaje típico ruso. Para acabar, decir que también hay un elemento cultural tradicional, la generosidad y la hospitalidad del pueblo ruso.

Esta obra aparte de estar tratada como una obra romántica, muchas veces, tiene también, el tono humorístico muy propio de Pushkin, aunque no siempre lo utilice en sus obras.

Sandra Sàrrias, 2017

-Fragmento del libro de la edición Planeta de 1984

comparte

Artículos destacados

El efecto de las palabras desde Mario Ben ...

Mario Benedetti (1920-2009), fue uno de los escritores más importantes de Latinoamérica, actualmente muy valorado en todo el mundo. Poeta, d ...

"Muerte en Venecia" de Thomas Mann

Thomas Mann (1875-1955), fue un escritor alemán, actualmente, uno de los escritores contemporáneos más universales, nacionalizado en Estados ...