Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

El efecto de las palabras desde Mario Benedetti

Mario Benedetti (1920-2009), fue uno de los escritores más importantes de Latinoamérica, actualmente muy valorado en todo el mundo. Poeta, dramaturgo y periodista, supo dar a sus palabras, sobre diferentes temáticas, como el amor, la muerte, la felicidad, la política, entre muchas otras cosas, la veracidad de la cara oculta de las cosas, una verdad a veces intangible llena de inteligencia, intuición y observación de las cosas y sensaciones, que rodean nuestras vidas. Algunas de sus obras más destacadas serían: el cuentario "Césped y otros relatos" de 1993, "La tregua" de 1960, y " La borra del café" de 1992.

"Puentes como liebres", es el relato del que os hablaré hoy, adyacente al cuentario "Césped y otros relatos". Este texto, a diferencia de los otros del libro, está libre de elementos fantásticos, oníricos o más psicológicos, sencillamente es una historia completamente realista que cuenta dos líneas paralelas, de dos vidas diferentes, que transcurren en una pareja de enamorados desde la primera vez que se vieron, a sus quince años, hasta su unión final después de pasar años separados, con sus cónyuges respectivos y sus propias trayectorias profesionales. Es un relato no muy largo, pero donde se sintetiza media vida de dos personas, pasando por los diferentes contextos sociales de Uruguay, los carcas años treinta, los revolucionarios años cincuenta y el golpe de Estado de los setenta. Entre los conflictos sociales y los dramas familiares se van creando y cruzando puentes, como bien indica el título, entre estas dos almas deseosas y abatidas, Celina y Leonel.

El fragmento que os pondré a continuación, es el final de la historia, donde finalmente esta pareja se reencuentra definitivamente a sus cincuenta años, donde resurge la juventud adolescente entre dos seres que se aman como el primer día. A parte de la belleza de la temática, la narración y la poesía de las palabras, os quiero mostrar como en palabras se pueden crear imágenes literarias, a partir de un elemento clave que nos visualice claramente un concepto narrativo. En este caso es a través de un animal, la cebra. Veamos:

"Ella apaga la luz, pero a veces algún foco atraviesa las estrías de la persiana y nuestros cuerpos aparecen, pero con barrotes de sombra, casi como dos cebras, esos pobres animales que jamás están desnudos. Nosotros sí. Nunca habíamos tenido nuestras desnudeces. Es un descubrimiento. Los besos de goce, las lenguas del apremio, los vellos contiguos por fin se reconocen, se piden, se inquieren, se responden.

Es incómodo hacer el amor en un ferrocarril, pero mucho más incómodo es no hacerlo. El jadeo del tren se funde con el nuestro, es un compás como el de un barco. Fuera el viento golpea como hace tantos años golpeaba el río como mar, y en realidad es mi adolescencia la que penetra alborozada en los quince años de mi único amor."

La cebra que nunca está desnuda, ellos nunca lo habían estado realmente hasta este momento, donde su vida interior reprimida por fin sale a flote, quitándose capas y capas de los años anteriores. Vemos cómo este fragmento nos despierta los sentidos, estamos delante una película, imágenes, sonido y movimiento, todo hecho en palabras para mostrar la gran emoción de este final dulce y cálido, el efecto de las palabras puede ser muy poderoso.

Sandra Sàrrias, octubre del 2017

-Fragmento extraído de la edición del Periódico de 1993.

comparte

Artículos destacados

"Muerte en Venecia" de Thomas Mann

Thomas Mann (1875-1955), fue un escritor alemán, actualmente, uno de los escritores contemporáneos más universales, nacionalizado en Estados ...

La Racionalidad de René Descartes

René Descartes (1596-1650), fue un magnánimo pensador y filósofo francés, revolucionario en la metodología del pensamiento y de la ciencia, ...